miércoles, 8 de abril de 2009

El juego de Purdy

Som Chit, un refugiado camboyano, se quedó estupefacto cuando sus tres hijos de 6,9 y 11 años le pidieron unas AK-47 de juguete para jugar en el recreo al juego de Purdy. En dicho juego, Purdy masacra con un arma de este tipo a un grupo de niños y seguidamente se quita la vida. A veces, sin embargo el juego cambia de final y son los niños los que acaban con Purdy.

El juego era, en realidad, una macabra representación de un trágico acontecimiento que sucedió en la Escuela Primaria de Cleveland el 17 de Febrero de 1989. Durante el recreo matinal de los tres primeros cursos, Patrick Purdy - antiguo alumno de la escuela veinte años atrás- comenzó a disparar indiscriminadamente desde una esquina del patio hacia un grupo de unos cien niños que jugaban por allí, justo antes de suicidarse. El patio fue sembrado de balas del calibre 7,22 que fueron a parar a los críos que por allí. Resultado: cinco muertos y veintinueve heridos.

En los tres meses siguientes los niños comenzaron a jugar espontáneamente al llamado "juego de Purdy", uno de los muchos síntomas de la profundidad con la que quedó grabada ese incidente en los niños. Los llamados 7 minutos del terror.

Cinco meses después las huellas de aquel altercado aún desolaban el lugar. A pesar de que las paredes fueron limpiadas y pintadas al día siguiente, a pesar de que las balas fueron recogidas y sus agujeros tapados, y la sangre y restos de carne y craneos fueron limpiados... Purdy aún estaba allí. Cada vez que se oía el ruido de una ambulancia que se dirigía a la clínica de ancianos cercana todo parecía estar en suspenso. Durante muchas semanas los niños tenían miedo de mirarse en los espejos de los lavabos porque corría el rumor de que aparecía la Sangrienta Virgen María (una especie de monstruo imaginario). Los pequeños estaban inmersos en una especie de continua alerta, como si todo eso pudiese volver a ocurrir e incluso evitaban las llamadas zonas cero, aquellos lugares donde se encontraron los cuerpos de las cinco víctimas. Incluso mientras jugaban en grupos , hacían "turnos de guardia" de vigilancia. Otros intentaban dormir con los ojos abiertos para evitar las pesadillas que rememoraban la tragedia.

(Extracto-Resumen del cap 13 de Inteligencia Emocional, de Daniel Goleman , ver libro en pdf)

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar