sábado, 20 de diciembre de 2008

Cosas que me sacan de mis casillas (II)

Continuando con mi artículo Cosas que me sacan de mis casillas voy a seguir comentando un poco acerca de lo que me pone de los nervios.

Voy a comenzar con los villancicos. Esos Singles navideños cantados por niños y no tan niños, con una letras que rozan lo intelectual, unos ritmos pegadizos cual reggaeton y una variedad que tiende a cero. Lo malo no es que me guste o me deje de gustar que los peces lleven XX años bebiendo del mismo río, es que es imposible librarse de ellos. Están por todas partes, como Dios, pero estos si que existen. Luego tenemos la ¿Virgen? María, que en un alarde de humildad coge su peine de plata de 1ª ley para atusarse el pelo, ese pelo rubio que tanto abunda en los Belenes y en Oriente Medio en general.

Para poner un ejemplo de lo bonita que es la navidad y todo el simbolismo que la acompaña, vamos a hablar de Papá Noel. Ese prototipo de persona que fomenta la obesidad y que tiñe de rojo más de un hogar. Como la cocacola. Y es curioso porque es la cocacola la que hizo que este barrigudo bonachón vistiese ese color, y no su verde inicial. El poder de la CocaCola , si señor. Es una muestra más de lo comercial que se vuelve todo en esta sociedad pseudoamericana en la que vivimos.


Un saludo y feliz navidad.

3 comentarios:

  1. Pues a mí me gusta la navidad, Hamurabith. Todo sea por llevarte la contraria.

    Ah, estoy de acuerdo en lo Papá Noel, siempre he sido más de Reyes Magos. =D

    ResponderEliminar
  2. No es que no me guste la navidad, simplemente hay ciertas cosas que no me van demasiado. :P

    Pero también tiene sus cosas buenas.

    ResponderEliminar
  3. jose luis alamillo iglesias23 de enero de 2009, 12:03

    yo igual donde esten los reyes....jejejejejeje puto gordo barbudo....

    ResponderEliminar